Cuando miro hacia atrás pienso en toda esa gente con la que he compartido momentos a través del sector prensa de videojuegos. Aquellas oportunidades (pocas) de trabajar en medios grandes y esos años de trabajar con entusiasmo para algunos portales dejándome la piel por un sector al que quiero y por el que sufro desde hace mucho tiempo.

Como editor he cometido errores y en mis inicios hace muchísimos años he sentido la presión de poner una nota a un juego por no querer  defraudar a propios y a extraños. Ahora, que desde hace mucho he comprendido que las notas son solo un punto mínimo de referencia; que he cobrado por escribir ciertos artículos; que he recibido promos de todo tipo de juegos mejores y peores y que he cerrado proyectos muy ilusionantes por encontrarme solo en mi cruzada, me siento con fuerzas para dar un paso al frente.

Cuando he empezado mi último proyecto el planteamiento no ha sido el de todos. No quiero llegar a ser lo mismo que los demás, no me interesa conseguir mayor audiencia para atraer intereses económicos para opinar lo que se espera que opine. No quiero que mi criterio, que a pesar de los años creo que he conservado intacto, se vea comprometido por el éxito. Que crecer no signifique volverme distante, frívolo y cambiar mi actitud pasional en cuestión de videojuegos.

He visto otros que mueren de éxito. Que publican mil noticias al día y pelean por posicionarlas con batallas absurdas de SEO. Yo no quiero eso. Quiero seguir explicando mis sensaciones sinceras sobre un producto, comprado o no. Y que la gente que me lea sepa que comparta o no la opinión que expreso, ésta es sincera.

Porque todos tenemos nuestros gustos y preferencias, pero todo juego por malo que lo consideremos puede tener algún punto positivo (sin dejar de explicar la tonelada de puntos negativos) que puede atraer a alguna persona.

Y es por esto que he creado el manifiesto que viene a continuación, imperfecto pero sincero. Con intención de mejorarlo con la ayuda de los que se adhieran a él o que quede en el olvido como una auténtica declaración de intenciones.

Porque amigos, no me gusta el sector actual de videojuegos. No me gusta que no haya transparencia y que se nos tome por engañabobos pagando justos por pecadores. No me gusta que al usuario le hagan tragar de todo como algo bueno o que solo se digan cosas malas sin criterio de ciertos productos por fanatismo puro y duro.

Por eso necesitamos un sector prensa de videojuegos digno. Claro. Que no responda a la definición de “no te puedes fiar de las opiniones o análisis”. Recuperar la confianza de la gente ante individuos y plataformas que por tener miles, millones de usuarios de audiencia se han vuelto meros panfletos del conformismo y del “todo está bien”.

MANIFIESTO POR UNA DIVULGACIÓN DIGNA Y HONESTA DE LOS VIDEOJUEGOS (A nivel escrito, online y audiovisual)

Primero: Como persona relacionada con el sector videojuegos me comprometo a dar una opinión sincera de aquellos productos sobre los que haga difusión. Siempre respetando el producto sea más bueno o más malo.

Segundo: Si me regalan un juego, promo o DLC me comprometo a indicar dentro de la reseña que NO HE PAGADO por el producto. Y a pesar de no ser obligatorio, debería evaluar el precio del mismo como un punto más del análisis.

Tercero: Si estoy siendo pagado por hablar bien de algo, también debo dejar claro que dicho post / vídeo / programa / artículo es un artículo pagado y que por lo tanto es promocional y no de opinión subjetiva del analista.

Cuarto: Si mi publicación está hasta arriba de publicidad por una campaña concreta (recibiendo el consiguiente dinero) he de dejar claro en la reseña que ésta no forma parte de la campaña publicitaria para evitar las suspicacias de los lectores.

Quinto: Dentro del sector de prensa y de divulgación de ocio digital me comprometo a que las notas sean solo una referencia dentro de las reseñas escritas o análisis en vídeo y a rechazar el “todo está bien” para no llevar a engaño a los usuarios.

Sexto: Si recibo presiones, por parte de empresas o usuarios, para dar una mejor nota o hablar bien o mal de un producto, tendré derecho a comunicarlo a la ADIVI (Asociación de Divulgadores de Videojuegos, no oficial hasta ver la repercusión del presente manifiesto) para que se ponga en conocimiento de toda la comunidad. Así como el abuso o prácticas deshonestas por parte de portales o youtubers influencers con mucho poder de divulgación.

Séptimo: Si mi publicación se nutre principalmente de noticias, deberé dejar claro la fuente de las mismas indicando si proceden de PR oficiales españoles o foráneos; traducción de medios internacionales; rumorología o si es opinión original del medio en el que se publica.

Octavo: Toda publicación de colaboradores debe ser de opinión libre, firmada por un redactor con sus propios gustos y preferencias. Habrá escritos más objetivos y otros más subjetivos pero debe prevalecer la libertad honesta de prensa u opinión sin coacción.

Noveno: Si la publicación se ha realizado con un claro enfoque al SEO, debería indicarse con una aclaración al final. Si se crea para conseguir clicks fáciles (contenido erótico o similar), también.

Décimo: Este manifiesto es una base sobre la que trabajar para mejorar el sector de divulgación de videojuegos mediante prensa física u online; plataformas de vídeo o streaming; radio o podcasts y lograr así un sector más justo para todos. Todo el que lo firme se compromete a modificarlo, ampliarlo y afinarlo para ser más justo para todos.

Undécimo: Si los videojuegos son acusados injustamente de ser culpables de ciertas prácticas delictivas por parte de personas particulares, también tendremos derecho a argumentar y defender la posición del sector en relación a dichos sucesos.

Duodécimo: Si los derechos de los usuarios son vulnerados por malas prácticas de ciertas empresas desarrolladoras / distribuidoras, nuestra obligación será hacer frente a dichas actividades y apoyar a los usuarios.

Asimismo os invitamos a firmar para crear finalmente el grupo ADIVI (siglas por confirmar) de publicaciones adheridas al manifiesto para luchar por un sector más transparente y menos monopolizado por ciertos individuos y plataformas.

También nos gustaría saber qué cifras se están pagando por cada una de las campañas atroces a las que los usuarios están siendo sometidos a todos los niveles. Pero este tema, como tantos otros, los debatiremos si la gente apoya el manifiesto.

 

Sé que esto será ignorado y que muy posiblemente la ADIVI (Asociación de Divulgadores de Vieojuegos / Ocio Digital) quedará en una utopía. Pero sería muy bonito que la gente se uniera, incluso ignorándome a mi como a persona física, para mejorar el trato con los usuarios, que son machacados constantemente y ninguneados. O medios de prensa más modestos que son constantemente pisoteados por el “poder” de otras plataformas capaces de lanzar campañas en contra o a favor de lo que se les antoje.

Gracias por leerme.

Xavi García @Capadocius

divulgación digna de videojuegos

Locutor vocacional y escritor empedernido. Lo mío es expresar lo que me gusta (y lo que no) de los videojuegos que caen en mis manos. PSN ID: Capadocius Xbox Live: Capadocius Steam: TheCapadocius

Deja un comentario

Tu e-mail no será publicadoRequired fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*