Los dorados 90 siguen siendo admirados por muchos veteranos aún a día de hoy y en muchas disciplinas ocioculturales como el cine, la música y por supuesto los videojuegos. Muchos somos los que con gusto seguimos echando la vista atrás para volver a saborear los placeres de antaño y así recordar el carácter que nos define como jugadores por si en algún momento pudimos olvidarlo. Somos el último aliento de aquella Generación X, la que los vió nacer y crecer, la que los escuchó y comprendió y la que hoy sabe valorarlos con íntegro criterio y especial dedicación, pues tras aproximadamente 30 años a los controles somos capaces de mirar al pasado sin remordimiento alguno, más bien con una sincera sonrisa que se nos dibuja en la cara al contemplar mucha de aquella mágica excelencia la cual, lamentablemente y con escasas excepciones, se ha ido perdiendo con el paso de los tiempos.

Cada jugador es un mundo y cada uno entiende esa excelencia a su manera y parecer. De ahí se manifiesta precisamente su personalidad jugona más auténtica. La mía tiene un nombre y una bandera. Su nombre es Garou: Mark of the Wolves y su bandera SNK.

Considerado por mi parte la obra cumbre de la compañía japonesa y la perfección hecha juego de lucha, sin desprestigiar obviamente otras de sus grandiosas marcas y que por supuesto son muy de mi agrado también, el vulgarmente conocido como Fatal Fury 4 reúne toda la experiencia y el saber hacer de una desarrolladora en plena cima creativa y en más de dos décadas de lanzamientos hasta el nacimiento, en 1999, de la que para mi es su joya más preciada.

He decidido enfocar este artículo a modo de rito de iniciación para los posibles interesados que todavía desconozcan el título, con la única intención de ponerlos en situación desglosando historia y personajes sin mencionar mecánicas jugables, las cuales pueden encontrarse por la red con suma facilidad o sin más jugando al juego como merece. Tampoco voy a mencionar a los 2 jefes finales ni su función en la trama principal del juego, pues no deseo matar el factor sorpresa de los que todavía no los conocen.

Así pues, podemos comenzar este viaje comentado, a modo de sinopsis sin spoilers, el nuevo arco argumental que ofrece esta entrega final, el cual nos presenta un giro completo de los acontecimientos y una renovada etapa para la saga:

“Tras la derrota de Geese Howard, archivillano y líder de la mafia de Southtown, a manos de Terry Bogard, protagonista de las anteriores entregas, y habiéndose cobrado éste por fin su más que merecida venganza al ser el primero el causante de la muerte de su padre adoptivo, Jeff Bogard, la red de corrupción de la ciudad queda disuelta por el deceso de su gran capataz. Sin embargo, dicha ruptura sólo sería el punto de partida para un nuevo comienzo, pues otro hombre está a punto de reclamar el trono de ese territorio perdido con intención de imponer su propia ley. Un hombre estrechamente relacionado con el caudillo fallecido y en la emergente Second Southtown.

Geese Howard había muerto, pero su único descendiente, Rock Howard, un niño pequeño de tierna edad, había quedado expuesto en soledad ante los crueles hechos provocados por su padre. Por ello, y sintiéndose Terry en cierto modo culpable por lo ocurrido pese a mostrar piedad al vencerlo, cogiendo su mano para evitar que cayese al vacío y soltándose finalmente Geese de manera intencionada y decidida debido a la deshonra por su derrota, Terry, en un nuevo acto de bondad, decide adoptar a Rock y cuidar de él para así evitar que tome el camino equivocado siguiendo los pasos de su progenitor.

Rock recordaba a menudo como su padre entrenaba en su torre mientras él observaba con atención todos sus movimientos, aprendiendo sin control y de este modo su técnica de combate desde la fría distancia, pues la más absoluta indiferencia había caracterizado siempre al mandamás de Southtown en el trato hacia su retoño.

Terry tomaría a Rock como su discípulo, asimilando también parte de su técnica original y convirtiéndose en su nuevo padre adoptivo y maestro hasta que poseyera la edad suficiente para salir ahí fuera en busca de sus propias respuestas entorno a lo ocurrido con sus padres y con la nueva trama que estaba a punto de ser revelada, dando finalmente un nuevo comienzo al ciclo de sus vidas y en similares condiciones con respecto a lo sucedido tiempo atrás.”

Si en algo destacó SNK en aquella época y por encima de sus competidores, aparte de en su exclusivo sello jugable, fué en la realización de argumentos de gran calidad en un género al que apenas se le daba importancia al guión por aquel entonces. Un aspecto que sin duda fué muy valorado por todos los fans de sus sagas para poder seguir hablando de ellas incluso fuera del propio juego en sí, creando así una gran comunidad de jugadores interesados no sólo en sus estupendos títulos a nivel jugable si no también por las atractivas e interesantes historias que los rodeaban.

Es necesario puntualizar que si el hilo principal de esta entrega ha sido de vuestro agrado, las subtramas con los demás personajes del roster no desmercen en absoluto, formando éstas parte también del aclamado y rico global argumental que nos ofrece este gran título y saga en general, donde descendientes, discípulos, tramas cruzadas y demás vínculos relacionados vuelven a formar parte de la sobresaliente narrativa que siempre supo proponer la célebre compañía de Osaka en sus juegos.

El roster principal está compuesto por 12 personajes principales, totalmente nuevos y nunca aparecidos con anterioridad en la saga ni en ningún otro título de la empresa a excepción de Terry Bogard, los cuales, si bien a simple vista pueden parecer escasos, tras conocerlos al detalle, con su extensa cantidad de movimientos y sus grandes diferencias, unido todo junto a la abundante y exigente mecánica que el juego ofrecía, dicha opinión inicial cambia de manera radical al comprobar la gran profundidad que emana de cada uno de ellos en términos jugables.

Llegados a este punto, da comienzo el nuevo torneo por las calles de Second Southtown. Es el denominado “The King of Fighters: Maximum Mayhem” y éstos son sus valientes aspirantes:

(Comentados de izquierda a derecha según aparecen en el roster del juego.)

Rock Howard, ya como adolescente, adquiere el rol de protagonista de esta entrega, adentrándose en la misteriosa urbe y en un nuevo viaje en busca de respuestas sobre el paradero de su madre a través del reciente torneo anunciado por parte de la persona que aspira a controlar la ciudad tras la muerte de su anterior gran líder y cuya intención principal no es otra que encontrar a nuestro actual protagonista para reunirse con él por determinados motivos.

Kim Dong Hwan, el hijo mayor del popular taekwondista de Southtown, Kim Kaphwan, sigue el legado de su padre en el nuevo torneo. Sin embargo, y contradiciendo sus enseñanzas las cuales estuvieron siempre centradas en la disciplina y la justicia, Dong Hwan se muestra indiferente ante ello, peleando con total pasotismo en el evento y por pura rebeldía hacia su estricto padre.

Hotaru Futaba, la inocente hija menor de una humilde familia de kempoistas en Second Southtown, se adentra en el torneo en busca de su hermano mayor desaparecido, el cual, tras la muerte de sus padres, la abandonó sin mediar palabra y sin saber ella la razón.

Marco Rodriguez, el discípulo aventajado de Ryo Sakazaki finalmente se convirtió en maestro de Kyokugenryu Karate. Debido a ello decidió abrir su propio dojo en Brasil para seguir enseñando tan imponente arte marcial y así seguir demostrando su gran poder. No obstante, al enterarse de cierta refriega en su dojo original en Second Southtown, donde todos sus antiguos alumnos habían sido derrotados por cierto agresor, regresa a la ciudad en su busca y por medio del torneo.

Hokutomaru, el actual aprendiz de Andy Bogard (hermano de Terry) se intruyó en el camino del ninja mediante las enseñanzas del arte de su maestro, el Koppouken, conjuntamente con el estilo de lucha Shiranui, técnica de la supuesta esposa de éste, Mai Shiranui. Andy lo envía al torneo como prueba final para su entrenamiento, esperando grandes resultados.

Kevin Rian, el respetado oficial del departamento de policía de Second Southtown y hermano de Blue Mary Rian, con la cual comparte oficio, patrullará las calles acompañado por Marky, el hijo de su actual pareja, y por medio del torneo, con objeto de seguir con su investigación para atrapar al asesino de su ex-compañero de trabajo. Kevin mostrará al pequeño Marky el camino de la ley y el orden en la ciudad, instruyéndolo de este modo para dar caza al culpable de tan fatídico suceso.

Freeman, de pasado desconocido y principal sospechoso de varios homicidios en serie por toda la ciudad, aunque sin pruebas que lo acusen directamente, entra en el torneo para intentar ocultar sus huellas de la policía mezclándose con los demás luchadores, a la vez que saciar su interminable sed de sangre.

Tizoc “The Griffon Mask”, el hasta entonces invicto campeón enmascarado de la lucha libre en Second Southtown, fué finalmente derrotado por un misterioso hombre en el ring el cual, al vencerle, desapareció sin dejar rastro. Destrozado por esa derrota, Tizoc decidió retirarse de la lucha durante un tiempo para buscar sin éxito a su tan ansiado rival. Volverá al ring y para el torneo con objeto de encontrar de una vez por todas a aquel enigmático luchador que tiempo atrás le hizo morder la lona.

Bonne Jenet, la capitana pirata de los Lillien Knights es una loba de mar que navega libremente junto a su tripulación en busca de tesoros perdidos alrededor del mundo. Cierto día recibió una información entorno al torneo de Second Southtown y sobre su organizador. Información que obtuvo su total atención. Atracando acto seguido su barco en las costas de la ciudad, su único objetivo ahora es saquear la mansión del organizador del torneo, pues cree que algo de gran valor se esconde allí.

Gato Futaba, el arisco hermano mayor de Hotaru partió lejos de su hogar tras la muerte de sus padres y sin decir nada a su hermana pequeña. Sin embargo, sus motivos fueron claros desde el principio al enterarse de cierto rumor que indicaba que, de alguna misteriosa manera, su padre podría haber sido el asesino de su madre. Él no lo creyó, y tras lo sucedido vagará por las calles de la ciudad buscando respuestas para finalmente encontrarse cara a cara con el verdadero culpable y así tomar su venganza.

Kim Jae Hoon, el hijo menor de Kim, al contrario que su hermano Dong Hwan, continua el legado de su padre con paso firme, respetando todas sus enseñanzas con gran rectitud para así mantener bien alto el pabellón de su escuela.

Terry Bogard, el emblemático lobo solitario de Southtown y co-protagonista de esta historia, seguirá a Rock en su cruzada para mantenerlo a salvo y a través del torneo, quedándose al margen y procurando que logre su objetivo en la búsqueda de respuestas así como apoyarle en sus conclusiones finales cuando la trama sea descubierta.

Aquí concluye nuestro pequeño viaje a través de los secretos de la enigmática Second Southtown y sus carismáticos personajes. Ahora es momento de que cada uno de vosotros emprenda el suyo propio e indague en la estupenda historia y jugabilidad que atesora esta gran obra maestra del género que es Garou: Mark of the Wolves (SNK Neo Geo 1999). Por todo ésto y mucho más, mi juego de lucha favorito.

Que la marca del lobo en vuestro interior os dé siempre fuerza para seguir adelante.
Are you ok !? BUSTER WOLF !!

 

– Si te gustó el post no dudes en apoyarnos en las redes sociales:

Muchas gracias por ayudarnos a crecer.

5 Comentarios

  1. Garou 2 YA !! Espabila SNK Playmore.

    Responder
  2. Siempre he escuchado buenas críticas de este juego, pero no llegué a jugarlo en su día en recreativas ni en Mega Drive; me quedé en los Fatal Fury, King of Fighters y los Samurai Shodown (por cierto, a ver si haces un comentario de esta saga, creo que también era muy buena) en SNK, juegos que sí salieron también en domésticas, aunque no tuvieran la calidad de Neo Geo.

    Viendo la actual SNK, no sé yo si puedes esperar gran cosa de un hipotético Garou 2…

    Responder
    • Una Megadrive no hubiera podido nunca con él. Tampoco una Super Nintendo. Ambas ya tuvieron bastantes problemas con sus versiones de juegos iniciales de Neo Geo como fueron Art of Fighting 1 y 2, el primer Samurai Shodown o Fatal Fury 1, 2 y Special, que si bien dieron el pego decentemente, nada que ver tenían con los originales. Como para meterse con un peso pesado como Garou que fué el techo técnico de la placa/consola. Imposible.

      No obstante, hoy tienes un estupendo MAME para PC para jugar a todo el catálogo de Neo Geo en perfecta emulación. Cosa que te recomiendo totalmente si no lo conoces todavía.

      Ahí te dejo un MAME sencillo que apenas chupa recursos, con el Garou dentro para que puedas probarlo. De mi propia cuenta de Media Fire:

      http://www.mediafire.com/download/kdpsdwsyf23cv96/MAME+32k+0.64.rar

      Te añado también una completa Move list del juego por si te apetece entrarle:
      http://www.neo-arcadia.com/neoencyclopedia/garou_mark_of_the_wolves_moves.pdf

      Finalmente, sobre un Garou 2, llevo décadas pidiéndolo y tampoco creo que SNK Playmore esté mucho por la labor, sin embargo, con los actuales inversores chinos se han lanzado con el KOF XIV, así que siendo positivos nunca se sabe que podría pasar. Para mi sería una gran alegría que lo hicieran.

      Saludos y gracias por comentar.

      Responder
      • Ya, la pobre MD no daba para mucho más, pero este juego tampoco lo llegué a ver en recreativas donde vivía. Creo que también salió para PS2 en algún recopilatorio, pero no lo llegué a jugar tampoco.

        Responder
        • Pues ahora con lo que te he pasado no tiene pérdida para que le puedas meter cata.

          Responder

Deja un comentario

Tu e-mail no será publicadoRequired fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*