Dos imprescindibles del género RPG clásico se ven las caras: ¿Con cuál te quedas?

“Sabes desde siempre que hay un gran poder en ti. Nadie parecía darse cuenta pero eras consciente de todo lo que te rodeaba. Tus habilidades innatas y la percepción sensorial te dieron ventaja ante otros y sacaste provecho de ello. Ahora, siendo ya un adulto, todos esos poderes se han vuelto cruciales para la aventura que se presenta ante tus ojos.”

He decidido emprender esta titánica aventura que es comparar dos juegos en los que se pueden invertir decenas de horas antes de lograr verdaderos avances en la historia. Han pasado muchos años entre uno y otro pero las similitudes son patentes. Se han buscado a propósito y nadie se atreve a negarlo.

Baldurs 2 vs Pillars

Origen de ambos juegos

Baldur’s Gate 2 Shadows of Amn es una secuela del RPG Baldur’s Gate de 1998 desarrollada por Bioware y Black Isle. Se lanzó en el año 2000 para PC y tuvo un gran éxito comercial.

En las diferentes versiones que se comercializaron el que firma el presente artículo se hizo con la caja de madera con tarjetas y un maravilloso mapa que aún tengo colgado en la pared. El juego venía en 4 CD con una instalación bastante larga cuya espera se hacía interminable. Lo que venía después forma parte de la historia.

Hubo otros juegos del mismo género, mismo motor gráfico y con algunas jugosas novedades como Icewind Dale, pero que a nivel argumental y carismático no lograron el mismo éxito.

Pillars of Eternity es un videojuego desarrollado por Obsidian Entertainment a través de la plataforma Kickstarter viniendo a responder a la demanda de un juego de sus características por parte de la comunidad de jugadores. Aclamado como el digno sucesor de Baldur’s Gate, las críticas han sido muy favorables y sus ventas han sido notables.

El formato en el que podemos encontrar el juego es el físico o el digital, siendo la plataforma Steam la elegida por el que firma el artículo. En otras versiones, el juego ofrece la banda sonora además de un mapa y otros elementos típicos del género que tanto gustan a los coleccionistas.

Expectativas generadas

Las expectativas de Baldurs gate 2 eran enormes. Muy esperado, en una época en la que sacar un juego de dichas características era poco menos que una proeza. Una labor titánica que solo un gran estudio poder llevar a buen puerto.

Las expectativas de Pillars of Eternity eran muy muy muy altas. Imaginad las esperanzas de una legión de fans que a lo largo de los años ha esperado con paciencia una secuela digna de la saga Baldurs. 15 años en los que hemos visto nacer a toda una gama de nuevos RPG que iban desplazando progresivamente la vertiente más clásica del género. RPG japoneses a un nivel excelente. Action RPG en el que Diablo II amasó un éxito sin precedentes. Juegos dignos, pero que no enfocaban la épica del RPG isométrico tal y como los más nostálgicos deseábamos.

separador-baldurs

Jugabilidades muy parecidas

Baldur’s  Gate 2 es un RPG de perspectiva isométrica controlado con el ratón que nos ponía en la piel de un héroe que debíamos crear previamente con un potente editor de personaje. El juego se desarrolla conjuntamente con otros personajes que iremos reclutando a medida que la historia avance.

En el editor de personaje podíamos editar aspecto; imagen del retrato (que nos acompañaría el resto de la historia); su sexo y raza; clase o multiclase (su profesión) y su alineación. En el caso de las alineaciones, eran determinantes para definir la influencia de nuestras acciones / decisiones. Personajes malvados toleraban mejor las atrocidades y personajes con alineaciones buenas, rechazaban el uso de la violencia o la maldad en nuestras aventuras. En determinadas ocasiones una mala decisión podía hacer que uno o varios de nuestros compañeros nos abandonaran a nuestra suerte. O ser traicionados, porque no todos valorarán la lealtad del mismo modo. Nombres como Minsk y Bubú, Jaheria, Viconia, Yoshimo y otros tantos personajes que se marcarán a fuego en nuestro recuerdo.

El modo de juego principal es el de un solo jugador. Un modo historia largo, denso, interesante y llego de épica. Las relaciones entre los compañeros del equipo y la influencia de nuestras acciones determinará la experiencia haciéndola completa y divertida. Los combates se sucederán tras una pausa automática, determinada por el sigilo y lo que tarden en detectarnos los posibles enemigos, en la que podremos dar órdenes individuales a cada uno de nuestros héroes para atacar. Así, el componente táctico era importante ya que podíamos organizar la formación de nuestros héroes haciendo que los guerreros atacasen en primera línea y los arqueros y magos lo hiciesen desde la distancia.

En el terreno de las multi clase (guerreros con más de una profesión) y el desarrollo de los diferentes tipos de magos, el juego no era apto para cualquiera. La complejidad de cada uno de los conjuros, el desarrollo de las magias y el uso de las mismas era todo un desafío para el jugador no experimentado. Una vez asimiladas las mecánicas generales, uno podía despedirse de su vida social por una larga temporada.

En cuanto a objetos, cada raza tiene clases que le vienen mejor. Otras simplemente no pueden acceder a algunas clases por razones obvias. Los objetos que pueda llevar un personaje vendrán determinados por su raza, clase y en muchas ocasiones una subclase. Todas las clases tendrán ventajas e inconvenientes. Será necesario tener muy claro qué tipo de personaje y en qué tipo de armas los vamos a especializar. Crear un personaje es ya una parte interesante del propio juego.

Pillars of Eternity es un juego RPG con perspectiva isométrica que ha contado con la colaboración de miles de fans para poder desarrollarse. En cuanto a jugabilidad podemos decir que bebe de la influencia de Baldurs y lo hace para bien.

Para empezar descubriremos que tiene un potente editor de personaje en el que pasaremos bastantes minutos creando nuestro avatar perfecto. Podemos editar aspecto, raza, sexo, clase y el origen del mismo. Importante en las aventuras posteriores, porque nuestro origen marcará también cierta influencia en el desarrollo de las aventuras. El aspecto multiclase tiene unos requisitos bastante claros, simplificando ese detalle si nuestro objetivo es hacer un mago guerrero o alguna otra mezcla productiva.

Tendremos la oportunidad de reclutar a otros personajes que tendrán sus propias aventuras y misiones por cumplir. A cambio de unir fuerzas, se añadirán al equipo y podremos controlar todas sus habilidades y administrar sus objetos, armaduras y armas. En ese sentido no hay mucho cambio en lo que suele ser la jugabilidad del género. La novedad viene en forma de gestión de grupo, ya que en Pillars tendremos un baluarte en el que podremos dejar a los compañeros que no sean adecuados para algunas aventuras y recuperarlos después. Es decir, una torre junto a unos terrenos que podremos mejorar invirtiendo tiempo y dinero y en los que podremos hacer descansar a todo el grupo.

Otra de las diferencias entre ambos está en la gestión de mercenarios. Podremos contratar a mercenarios creándolos de cero eligiendo raza, clase y habilidades. El precio de contratación lo determinará el nivel inicial del héroe que se añadirá como uno más a las aventuras. Evolucionará como uno más y se podrá enviar a la base (la torre) si nos quedamos sin espacio para añadir a otros. Es una opción a tener en cuenta, pero siempre es más interesante encontrar personajes con historia propia.

El sistema de magias ha sido adaptado para no volver loco a la nueva hornada de jugadores pero sigue siendo muy completo. El sistema de creación de objetos se ha trabajado para ofrecer una experiencia positiva y que la creación de pociones no se vuelva una pesadilla. Se ha trabajado bien en los puntos en los que otros juegos son excesivamente complicados.

Pero no todo podía ser bueno, aquí las alineaciones de los personajes no existen como tales. No influirán de forma alguna y podremos tomar decisiones o realizar acciones de todo tipo con total impunidad. Ser buenos o malos dependerá exclusivamente de nosotros y ser pícaros influirá solo en los beneficios que saquemos a las situaciones que nos plantee la trama.

La influencia de la raza determinará también el tipo de clase del personaje. Algunas razas serán idóneas para algunas profesiones y otras incompatibles. La diferencia radicará en el tipo de atuendos con el que equiparemos a nuestros héroes. No habrá tantas restricciones, pero si nos fijamos bien en las estadísticas la especialización en armas y la selección de habilidades influirán de forma determinante en la efectividad de nuestros ataques y movimientos. Las armaduras más completas nos penalizarán en agilidad y movimiento y las más ligeras no serán efectivas contra ataques contundentes.

sedparador-pillars

Universos paralelos [Escenarios]

Los escenarios de Baldur’s Gate 2 rezuman carisma por los cuatro costados. Escenarios destruidos, catacumbas, ciudades y demás lugares en los que desarrollaremos nuestras aventuras. El trabajo de diseño está considerado uno de los más completos de la historia de los videojuegos. La influencia de la saga en juegos posteriores o en sus competidores directos está fuera de toda duda. Si la belleza tiene un nombre, los escenarios y el arte de Baldur’s Gate 2 es su ejemplo gráfico.

¿Qué ocurre cuando emulas al más grande con la tecnología de hoy en día? El resultado es un enorme mapa lleno de localizaciones perfectamente diseñadas y un arte cuidado hasta el más mínimo detalle. No innova, no lo pretende. Transforma esa influencia dentro de un producto completo, bonito y perfectamente ensamblado. Pillars of Eternity toma las referencias adecuadas en el aspecto gráfico (solo hay que ver los retratos de los personajes) y logra que los jugadores se emocionen al recordar las mecánicas jugables, las conversaciones interminables y las pausas con texto entre acto y acto.  Es obvia la influencia y es algo digno de ser aplaudido.

Aspectos menos tangibles

El arte de los dos juegos es incuestionable. Las imágenes que acompañan a los objetos y objetos épicos son puro arte. Dibujos, retratos y un modelado muy cuidado. Salvando los 15 años de distancia entre uno y otro, son dos productos que uno puede recomendar comprar sin riesgo a equivocarse.

Una de las principales diferencias que podemos encontrar es el carisma. El carisma es algo intangible, algo que no podemos valorar numéricamente. Pero que está ahí e impregna cada píxel del juego que tengamos entre mano. Se tiene o no y puede ser la diferencia entre un clásico legendario y un buen juego.

Pues bien, la épica de Baldur’s Gate 2 no ha podido ser emulada y en el aspecto carismático su sistema de conversaciones o conversaciones improvisadas sigue siendo una maravilla. Las insinuaciones de Viconia o las discusiones entre personajes de diferentes alineaciones no tienen réplica porque el sistema de influencias es diferente. Sí hay conversaciones entre personajes, pero éstas serán diferentes y poco influyentes. Al mismo tiempo, también podremos hablar con nuestros compañeros y avanzar en misiones gracias a dichas conversaciones. Pero la sensación más mecánica está presente. No es malo, solo es un concepto diferente.

Arte hecho píxel

En el apartado gráfico propiamente dicho está claro que 15 años de diferencia han logrado que el aspecto de los personajes en este tipo de juegos sea fantástico. Que un casco o una capa cambien completamente el aspecto de nuestros guerreros es algo que los amantes del rol clásico valoramos mucho. No sería la primera vez que preferimos una capa concreta que nos da menos beneficios porque simplemente es más bonita.

Las animaciones se realizan con el motor del juego en ambos casos por lo que en este aspecto el motor del videojuego de Obsidian luce de maravilla. Sin olvidar que a pesar de la diferencia de tiempo, Shadows of Amn sigue siendo un referente. Maravilloso trabajo.

La esencia de lo épico [Sonido y banda sonora]

Baldur’s Gate 2 viene completamente en castellano. Voces maravillosas que hacen recordar míticas frases y expresiones de los héroes. “A los ojos Bubú, a los ojos” ¿Qué hubiese ocurrido si Pillars viniese con un completo doblaje al castellano? Seguramente se hubiesen disparado los costes, pero a nivel de carisma y de localización hubiesen dotado al producto de un nivel sobresaliente.

¿Y qué decir de la banda sonora? La banda sonora de Baldur’s Gate 2, épica e intensa a partes iguales. Oscura, densa y con un componente motivacional que otros títulos han emulado.

Pillars of Eternity nos ofrece una banda sonora deliciosa. Épica sonora que nos pondrá la piel de gallina. Y salvando las distancias, digna para un título que es todo un homenaje para el género. Un guiño respetuoso al trabajo de Black Isle, que también consigue su objetivo en un aspecto tan importante dentro del género RPG: su banda sonora.

¿Cuál es mejor?

Al llegar a este punto de la comparativa me doy cuenta de que a pesar de ser una comparación lógica, uno no es en absoluto competencia del otro. Uno es un videojuego irrepetible que forma parte de la historia de los videojuegos y el otro es la respuesta a los deseos de toda una comunidad. ¡Y menuda respuesta!

Que a pesar de los años Baldur’s Gate 2 siga manteniendo el tipo deja claro el enorme juego que es. Y tras su reedición adaptada a formatos HD es un juego indispensable para los amantes del género. Pillars of Eternity, insisto, es un homenaje con su propia historia y mecánicas adaptadas a los nuevos tiempos. Un disfrute que se ha convertido en uno de los mejores juegos del año 2015 y que está recibiendo muy buenas críticas por parte de analistas y jugadores. Sinceramente, si nunca jugaste a ninguno y es el estilo de juego que te atrae acabas de descubrir dos obras maestras. Si eres de los veteranos que adora el primero y tiene dudas con el segundo, puedes darle una oportunidad. Es otra cosa, pero en esencia es lo mismo. Es lo mismo pero en realidad es otra cosa. Es un juego distinto pero la jugabilidad de siempre, intuitiva. No te defraudará. ¿Te parece un juego muy fácil? Sube la dificultad, adapta el reto a tu nivel de exigencia y ante todo, disfruta de la experiencia.

“Y cerró el puño clamando al cielo. ¿Era ese su destino? Se negaba a pensar que su futuro estuviese escrito y girándose hacia sus camaradas gritó: ‘Estamos aquí con un propósito y las cadenas que nos han puesto no podrán impedir que consigamos salir victoriosos’.

Los componentes del grupo se miraron entre si. Siempre le gustaba montar esos numeritos, pero no se podía negar que tenía alma de líder. Le siguieron, la jornada prometía ser épica.”

Baldurs 2 vs Pillars

F.A.Q.

  • No he jugado a ninguno de los dos ¿Por cuál me recomiendas empezar?

Si seguimos el orden lógico te recomendaría empezar por Baldur’s Gate 2 Enhaced Edition porque no pide un pc demasiado potente y ha envejecido muy bien. Además también lo tienes para tablet y luce espectacular. Eso sí, procura que sea una tablet con la pantalla medianamente grande. Si prefieres disfrutar de un juego más actual o si tu elección es Pillars, de momento la única plataforma es PC. Eso sí, disfrute garantizado sea cual sea tu elección.

  • ¿Tienen algún modo online?

Baldur’s Gate 2 sí. Pillars no. Hay alguna promesa en el aire de posibles secuelas con modo cooperativo, pero por ahora nada de nada. Baldur’s tenía un cooperativo bastante curioso, pero hay que dejar claro que no son juegos enfocados al modo online. En ese terreno Diablo II se llevó el gato al agua.

  • ¿Merece la pena pagar más de 40€ por Pillars of Eternity?

Sí. Además en lo que lo llevo jugando lo habré visto rebajado como mínimo dos veces en Steam. Mientras escribo estas letras está con un 50% de descuento, lo que lo convierte en un auténtico caramelo.

  • ¿Cuál es la duración de los dos títulos?

Pues no lo tengo muy claro, pero son muchas. He visto gente con 250 horas invertidas en el Pillars y en su momento perdí la cuenta de las horas invertidas en el Baldur’s 2. Vas a estar explorando escenarios, realizando misiones principales y secundarias tanto tiempo que te puedo asegurar que no te pasarás el juego en 20 horas. A partir de ahí depende de ti.

 

Si te gustó el post no dudes en apoyarnos en las redes sociales:

O comparte en:

Locutor vocacional y escritor empedernido. Lo mío es expresar lo que me gusta (y lo que no) de los videojuegos que caen en mis manos. PSN ID: Capadocius Xbox Live: Capadocius Steam: TheCapadocius

2 Comentarios

  1. He intentado escribir el artículo con mucho cariño y un enorme respeto por los dos trabajos. Son juegos como estos la respuesta a por qué juego a videojuegos. Sentir la emoción tras una batalla épica y darme cuenta de todo el trabajo que hay detrás de la experiencia que estoy disfrutando. Ambientación, carisma, arte, programación y no solo los aspectos más obvios de la jugabilidad.

    Espero que hayáis disfrutado de la lectura tanto como yo he disfrutado de la escritura. Y esa banda sonora ¿Qué decir? todavía tengo la piel de gallina.

    Responder
  2. Un fantástico artículo! Soy fan de los dos primeros Baldur’s Gate, también jugué al Neverwinter, Icewind…. como bien dices, lo intentaron, no lo hicieron mal, pero le faltaba la “chispa” o el carisma necesario.

    Voy a echar un vistazo ahora, como siga con esa rebaja en STEAM el Pillars of Eternity, a mi biblioteca de juegos que va :)

    Responder

Deja un comentario

Tu e-mail no será publicadoRequired fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*