Analizamos THIS IS THE POLICE, alto en nombre de la ley

El simulador que no esperabas pero que te llamará la atención

Cuando llegó al despacho encendió un cigarro y se quedó mirando por la ventana. De fondo, en el tocadiscos, sonaba el solo de un saxo acompañando una de sus canciones favoritas de jazz. Había derramado sangre, sudor y lágrimas para llegar a su puesto y se sentía como si la tormenta acechase.

Le volvió a dar una calada al cigarro mientras el tocadiscos seguía sonando.

De repente alguien golpeó a la puerta, adelantándose al trabajo de su secretaria. Era el Alcalde, parecía eufórico y seguramente había tomado alguna que otra copa. Sonreía de forma hipócrita y se tocaba el pecho a la altura del corazón.

-Y aquí está- Dijo, sin dejar de tocarse el pecho- el héroe que nos tiene el corazón robado.  La estrella de la policía que mantiene la esperanza de la ciudadanía. Hola Jack!

-Buenas tardes Alcalde, en qué le puedo ayudar?

-Ya me ayudas Jack. Te retirarás en 180 días y no acepto un no. Te irás en lo más alto, con tu homenaje y todos los honores que mereces.- Seguía hablando sin dejar de gesticular- Voy a cambiar esta comisaría y solo necesito que  durante 6 meses no hagas ninguna locura. Me entiendes?

-Pero…

-No hay peros, prepara tu adiós. Ya eres historia, asegúrate de irte por la puerta grande y tendrás tu retiro dorado.- Señalaba por la ventana- Si no me haces caso, puede que ese retiro llegue inesperadamente. Y no te gustará lo que eso significa…

De repente soltó una carcajada con mucho estruendo y se marchó por la puerta. El despacho volvió a inundarse con el humo del cigarro y el sonido del disco de jazz.

Se quedó mirando durante unos segundos a la puerta y casi sin querer masculló.

-Eso ya lo veremos… – agarró la lámpara y la lanzó contra la pared- …pedazo de hijo de puta!!

Entrando en materia

This is the Police es un videojuego que transcurre en la ciudad de Freeburg. Se centra principalmente en su comisaría de policía y nos pone en la piel de un comisario que ha de gestionar todos los equipos policiales y sus actuaciones. Como es de esperar, nuestras decisiones influyen directamente en el resultado de cada misión.

Weappy Studio ha desarrollado un producto muy atractivo en general, ideal para los amantes de los títulos de gestión social pero también para todo tipo de jugadores que tengan curiosidad. Y es que su diseño sencillo y su jugabilidad intuitiva primero te llamarán la atención si ves un gameplay o un tráiler. Luego te harán pensar si realmente es tan divertido o diferente como parece y finalmente te harán gastar el dinero comprobando que lo es.

A nivel gráfico hablamos de un producto 2D con un diseño simple pero muy cuidado. Correcto y completo, intuitivo y atractivo. Animaciones curiosas con un doblaje lleno de carisma. Y un juego tipo tablero con un mapa de la ciudad en la que aparecerán burbujas con un contador numérico. Esas burbujas serán intervenciones con un tiempo límite para actuar y distribuir nuestras unidades.

Desgranando sus ingredientes

Para empezar tenemos un argumento denso ya que la historia nos sitúa en el pellejo de un comisario veterano que se encargará de enviar a los agentes adecuados cada vez que recibamos una llamada de emergencia.

Habrá diferentes tipos de tareas a realizar entre las que destacarán las actuaciones inmediatas con atracos; robos de coches; peleas y peleas masivas; tráfico de drogas; violencia entre adultos o con niños; secuestros; conductas sospechosas; terrorismo; tentativas de asesinato; tráfico humano; contrabando; fraudes y algunas más que iréis descubriendo. Será importante tener en cuenta la experiencia de cada agente para asegurarnos el buen resultado de su gestión. Si una actuación tiene muchas ranuras de agente, será nuestra tarea administrarlos correctamente. Pero ojo, si asignas demasiados policías puede que te quedes sin unidades para los siguientes caos del día hasta que los que están ocupados no cumplan con su deber. En algunos casos podremos usar la unidad SWAT para añadir un plus al asalto. En otras ocasiones podremos incluir un vehículo para ir y volver más rápido o se pueden requerir unidades de refuerzo si las situaciones se complican.

Habrá delitos que requerirán de una investigación exhausta. A esos escenarios enviaremos a los inspectores, que recuperarán todas las pistas posibles y tomarán declaración a los testigos para poder cerrar el caso lo antes posible. Los casos se cerrarán cuando recuperemos el mayor número de pistas posibles y las coloquemos en el orden adecuado. Se podrán asignar uno o varios inspectores por caso, lo que hará que se avance más rápidamente o no a la hora de resolverlos. Una vez demos con el culpable, tendremos que asignar dos agentes policiales al inspector a cargo del caso y procederemos a la detención del individuo.

Tendremos llamadas especiales recibidas desde diferentes organizaciones o individuos. A veces serán “trabajitos” para la mafia que podremos rechazar o realizar por un puñado de dólares directos a nuestra cuenta. Otras veces ayudaremos a pasar contrabando o apoyaremos causas; nos solicitarán cubrir eventos del ayuntamiento o destrozar manifestaciones por orden directa del alcalde; nos impondrán una cuota de agentes de cierta nacionalidad o echar a la calle todos los que sean demasiado viejos; tendremos que ayudar a millonarios excéntricos en tareas extrañas e incluso nos llegarán peticiones de pirados; apoyar organizaciones tecnológicas empeñadas en conseguir el monopolio y todo por un buen pellizco. Aceptar o rechazar ciertas misiones determinará nuestro futuro en nuestro puesto por lo que nos tendremos que tomar muy en serio qué aceptamos y sobretodo que rechazamos.

En algunas ocasiones los agentes de la ley se encontrarán con situaciones complejas en las que tendremos que dar instrucciones precisas. Decidir si lanzamos bombas lacrimógenas para salvar a unos rehenes; si usamos el táser para reducir a algún individuo violento; echar de la carretera a algún conductor loco e incluso la forma de asaltar un laboratorio de drogas entre muchas otras situaciones. Si tomamos una decisión absurda, veremos rápidamente el resultado.

No nos conviene enfadar a ciertas organizaciones si no queremos sufrir las consecuencias. Pero al mismo tiempo si satisfacemos las demandas de esos grupos o si nos posicionamos a favor de unos u otros, recibiremos jugosos beneficios que podremos aprovechar para prosperar. La Mafia podrá vender todo el material y droga que requisemos, haciéndonos llegar nuestra parte del beneficio. La organización empresarial nos ofrecerá una cuenta secreta que no podrá ser detectada por ninguna investigación o la posibilidad de comprar huecos para nuevos agentes e inspectores.

Tendremos muchas más opciones a nuestra disposición: Entre ellas la posibilidad de enviar a nuestros agentes a la academia y, si superan las pruebas, hacerlos subir de rango. Otra forma de subirlos de rango será cumplir la cuota de casos resueltos. Nos ofrecerán la posibilidad de subir de rango a aquellos agentes con más nivel y hacerlos así más efectivos en sus tareas. Podremos organizar barbacoas o pagar a algún chivato para que nos cante las lindezas de sus compañeros. El topo puede decirnos sus preferencias políticas o descubrir qué agentes nos han denunciado por conducta inapropiada. Tendremos incluso (y esto es una pasada) la posibilidad de echar a agentes a través de alguna organización o directamente tenderles una trampa y dejar que sean asesinados por la Mafia. Y eso solo son algunos detalles.

Los agentes evolucionarán con cada salida de la comisaría. Si resuelven las situaciones que el día vaya trayendo ganarán puntos e irán acumulando experiencia. Cuanta más experiencia más probabilidad de éxito. Si fallan, los resultados pueden ser variados. Perderán experiencia y el malhechor podrá salir impune escapando. E incluso podría haber víctimas civiles. En el peor de los casos pueden caer uno o varios agentes en acto de servicio. Todo dependerá de nuestras decisiones.

¿Qué necesitamos un aumento de suelto o más trabajadores? Cada 5 días podremos pedir la ampliación de nuestras plantillas A y B (cada jornada trabajan unos u otros) o la mejora del equipo SWAT además de solicitar la subida de nuestro sueldo. La respuesta nos la dará el ayuntamiento según el caso que hayamos hecho a sus peticiones. Y si no somos “buenos” con las peticiones de nuestro Alcalde incluso nos pueden restar unidades o perjudicar en ciertos aspectos.

Durante la partida tendremos decisiones morales que determinarán nuestras actividades futuras. Apoyar a unas organizaciones u otras cambiará el sentido del juego. No daremos muchas pistas, pero puedo adelantar que seremos determinantes para el futuro de la ciudad.

A todo esto añadámosle partidas de póker codeándonos con las altas esferas. Minijuegos en momentos puntuales de la partida. Ruedas de prensa con preguntas hirientes y respuestas contundentes a nuestra elección. Y más.

El juego es más profundo de lo que aparenta en un primer momento, motivo por el que será notablemente adictivo. Querremos saber qué hay más allá. A pesar de que llevemos 5, 10, 15 o más horas siempre habrá situaciones que nos sorprenderán. De este modo el factor repetitivo queda difuminado por jornadas de mucho estrés o jornadas tranquilas. Todo salpicado por situaciones personales adversas o estar obligados a lidiar con extorsionadores; asesinos en serie o políticos corruptos.

Una de las pegas más importantes es que el juego está completamente en inglés (voces y textos) ese detalle hará que más de uno pase de largo. Hay que tener en cuenta que es muy necesario entender todas las conversaciones y todas las declaraciones para tomar decisiones y resolver investigaciones. Es muy importante no perder ningún detalle para tomar las decisiones correctas.

En algunas jornadas podremos perder entre uno y cinco agentes por un lapsus. Y sentiremos mucho todas esas pérdidas a no ser que hayamos decidido la muerte de los policías por encargo. De hecho, el juego creará un vínculo especial con aquellos agentes que sean más efectivos o nos saquen más a menudo las castañas del fuego.

El objetivo del juego será acumular una fortuna de 500.000 dólares en 180 días o conseguir permanecer en el puesto o simplemente sobrevivir. Y ninguna de esas tareas será fácil.

This is the Police es ese juego que no esperabas y que te sorprenderá. Espectacular en cuanto a calidad precio y diferente en el aspecto jugable. Una historia intensa y desesperante que te hará estar tenso, pegado a la pantalla viviendo cada jornada como si fuese la última. Creando un vínculo especial con nuestra plantilla de policías y sintiendo todas nuestras decisiones erróneas. La vida virtual de los ciudadanos de Freeburg y de nuestros agentes está en nuestras manos. Menuda responsabilidad, verdad?

Positivo

  • Más profundo de lo que parece.
  • Las decisiones morales y sus consecuencias.
  • Su calidad precio.
  • Adictivo e intuitivo.

Negativo

  • Algo repetitivo.
  • Requiere un buen nivel de inglés.
  • Pudo haber sido más completo en algunos aspectos.

En definitiva...

Por 15 euros tienes en tus manos un simulador policial en el que puedes intentar ser honesto o lidiar con la corrupción de las mafias y políticos. En la que puedes defender a las personas o anteponer tu beneficio personal. Tú decides.
7.8

Muy Bueno

Gráficos - 7
Jugabilidad - 9
Sensaciones - 8
Sonido - 7

Deja un comentario

Tu e-mail no será publicadoRequired fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*


Sign In

Lost Password

Sign In