Analizamos Tharsis, pesadilla de camino a Marte

En la inmensidad del espacio

Todo el consejo de la Nasa estaba ante la gran pantalla de la sala principal, el murmullo inicial se había ido apagando a medida que las luces se atenuaron y apareció en la pantalla un mensaje previo a una retransmisión espacial. Un breve mensaje apareció en pantalla y todos callaron de repente.

Entonces, una figura borrosa se intuía entre interferencias. La voz se entrecortaba constantemente debido a una mala recepción, pero se entendía lo suficiente:

“Puede que este sea el último mensaje que dejo en la bitácora ya que es muy posible que no sobrevivamos mucho más tiempo…”

“Hemos sufrido daños debido a los micro meteoritos. Por ahora las tareas de reparación van bien, pero cuando logramos solucionar una anomalía otra avería surge de repente.”

 “…la nave Iktomi sufre serios desperfectos que han hecho que nos encontremos más allá del punto de retorno, nuestra única forma de sobrevivir es llegar hasta Marte mientras reparamos cada uno de los módulos dañados…”

“…solo podemos avanzar y rezar para llegar antes de que sea demasiado tarde para nosotros…”

El mensaje acabó tan abruptamente como empezó y en la sala se hizo el silencio. Ninguno de los espectadores reaccionó de inmediato.

Sigue adelante y sobrevive

En Tharsis acompañaremos a los 4 supervivientes de una expedición a Marte en busca de una extraña señal. Más allá de la mitad del viaje sufren terrible accidente que merma las prestaciones de su vehículo. En dicho accidente han fallecido dos integrantes de la tripulación y la nave ha sufrido desperfectos que deben arreglarse de inmediato. Todo módulo que quede sin arreglar restará puntos a la resistencia de la nave. ¿Qué pasará si se llega al límite? Lo habéis adivinado: será el final de la expedición.

El juego es tipo tablero y eso le restará atractivo para los jugones más hardcore. Tenemos una serie de turnos y un determinado número de dados para conseguir que la nave aguante hasta el planeta rojo.  Los dados serán el elemento principal para sobrevivir a cada turno y de ellos dependerá nuestra (mala) suerte. Acabaréis hartos de dados y de su aleatoriedad, como no podía ser de otro modo.

Y es que Tharsis fundamenta casi todo en la tirada de dados: de ellos dependerá el grado de reparación del módulo de turno y de poder vivir un día más para sufrir más desperfectos volviendo a empezar de nuevo. Algo que puede convertirlo en una pesadilla en algunas fases del juego pero que está bien implementado para darle mayor profundidad. Una profundidad que, tratándose de un juego de mesa, sabe llevar bastante bien.

La  tensión será un elemento importante dentro del juego. Unos tripulantes que, además de empezar a sufrir alucinaciones debido a la tensión, pasarán hambre e irán perdiendo dados a medida que pase el tiempo. Y si el hambre pasa a mayores, unida al pánico de los tripulantes, pueden darse casos de canibalismo. Sí, los tripulantes pueden llegar a comerse entre sí en decisiones fatídicas.

Si cada turno nos permite reparar y recuperar parte de las tiradas repartiendo bien los dados los “entre turnos” serán indispensables para lograr avanzar una jornada más con ciertas garantías. Entre turno y turno el juego nos ofrecerá varias opciones para repartir las pocas raciones que quedan. También habrá ocasiones en las que nos obligará a tomar una decisión diametralmente opuesta, siendo esencial pensar muy bien nuestros pasos antes de arrepentirnos.

En Tharsis moriremos con tanta facilidad que empezar de nuevo se convertirá en algo habitual. A medida que comprendamos sus mecánicas y posibilidades, iremos consiguiendo llegar más lejos en el viaje. Puede que se convierta en un ejercicio de resistencia o un reto, incluso puede que sea un engorro dejar tanto del juego al azar de los dados pero merece la pena. Por lo menos intentarlo, reintentarlo y volverlo a intentar. Y volver a comenzar.

Aspecto simple pero correcto. Jugabilidad directa con una dificultada endiablada dejándonos a merced de las tiradas. Un precio más que correcto (menos de 10 euros) y una banda sonora sobresaliente. Y es que la banda sonora de Tharsis te enganchará, superando a sus otros aspectos evaluables de forma muy clara.

Sin doblaje pero con subtítulos, sin un tutorial que nos explique cómo usar los elementos que nos ofrece el juego para sobrevivir. Dejándonos a nuestra suerte ante el papel de salvador o ente fatídico tomando decisiones mortales.

Tharsis

¿Y si nunca llegamos?

Tharsis no es un videojuego para los amantes de la acción frenética. Ni siquiera es un producto que produzca satisfacción o divierta. Su objetivo es ofrecernos un reto en el que rezaremos por conseguir que la suerte ande de nuestra parte. Si su enfoque de “juego de mesa por turnos” y su intención de desquiciar al jugador no te hacen salir huyendo, seguramente merezca una oportunidad.

Positivo

  • Difícil y sin tutorial, un concepto ensayo error en toda regla.
  • Te hace pensar todos los movimientos y te hace sentir en manos del azar.
  • Su banda sonora: SUBLIME.
  • El canibalismo. ¡Ñam!

Negativo

  • Es un juego de mesa y puede que esté más cerca de una plataforma como tablet o smartphone.
  • Repetitivo hasta la saciedad.
  • Difícil. No lo conseguirás a la primera, garantizado.
  • Todo el tiempo complicaciones, tensión constante.

En definitiva...

Una propuesta original que puede hacer sufrir a los más casual. Tampoco seducirá a los más hardcore. No se disfruta, se sufre. Pero que todo esto no os desanime, es una buena propuesta para aceptar el desafío y llegar hasta el final en unos cuantos intentos. Unos cuantos bastantes muchos, para ser sinceros.
6.8

Bueno

Gráficos - 5
Jugabilidad - 6
Sensaciones - 6
Sonido - 10

Deja un comentario

Tu e-mail no será publicadoRequired fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*


Sign In

Lost Password

Sign In