Analizamos No Man’s Sky, el camino hace la búsqueda

Porque lo importante no es llegar.

Dicen que una de las grandes tareas pendientes de la humanidad es la conquista del universo. Si no hace demasiado tiempo el sueño de la humanidad era volar, ahora miramos a las estrellas como opción de exploración y colonización. Y esa tendencia ha influenciado a millones de personas y artistas que han enfocado sus proyectos hacia la frontera espacial.

Cine, series, música, videojuegos y otros tantos sectores influenciados creativamente por las estrellas, mundos y enigmas que el universo guarda en sus diferentes dimensiones.

¿Qué es No Man’s Sky?

Siempre que nos preguntemos qué es algo, tenemos ante nosotros un lienzo en blanco en el que explicar lo primero que nos viene a la cabeza de dicho producto. Con el presente juego esa respuesta no es fácil, básicamente porque ha sufrido todo tipo de contratiempos y en cierta manera también ha sido incomprendido.

No Man’s Sky es un videojuego que sobre la mesa debía ser muy ilusionante. Tenemos una nave para explorar una galaxia entera con miles de sistemas solares con sus correspondientes planetas y algunas lunas. Cada mundo con sus propias características a nivel de fauna, flora, condiciones climáticas y estructura general. Planetas áridos llenos de mineral; auténticas selvas de tamaño planetario u océanos infinitos salpicados por islas. Las posibilidades y combinaciones, a priori, son prometedoras.

¿Por qué tantas críticas?

Desde el momento en el que se anunció que vendría sin multijugador gran parte de los usuarios estallaron en cólera. Los foros hervían con críticas muy duras porque muchas de las promesas no se cumplieron en el producto final e incluso acusaron al título de ser una estafa.

¿Estafa? La verdad es que el juego ya estaba en posesión de muchos analistas que tuvieron la ocasión de advertir a los usuarios de lo que se encontrarían al hacerse con el título. Poco importa lo que prometan los encargados de marketing, responsables de estudio o las publicidades edulcoradas de cara a la galería, lo importante es analizar lo que tenemos sobre la mesa para que el usuario deje de estar confundido o tenga una idea más clara. Pero como hoy en día se tercia el análisis festivo según la tendencia del mercado y no según la opinión personal contrastada de analistas, jugones y demás entendidos nos encontramos con que es más fácil apedrear que argumentar. Porque estafa es comprar algo que no has tenido tiempo de contrastar, que te asegura unas prestaciones en su caja y te ofrece otras.

El juego propiamente dicho, ignorando promesas incumplidas y rumores estúpidos, oferta exploración de mundos en sistemas planetarios para un solo jugador. Y eso es lo que ofrece.

Es verdad, no tiene online. Y el cortar todo su componente multijugador / cooperativo ha sesgado la experiencia de forma importante. Pero eso no quita que tenga detalles que le hagan merecer una oportunidad.

Y es que amigos, No Man’s Sky no es Destiny 2 ni Halo. A pesar de parecerse en algunos matices recurrentes en el género ciencia ficción consigue identidad propia. Y todo aquél que lo comprase por inercia se llevó una pequeña decepción si esperaba un shooter de acción frenética. Porque a pesar de tener momentos de acción en diferentes facetas, no es su apartado principal.

Nos centraremos en la exploración con generación aleatoria de planetas y sistemas. Posibilidad de aprender idiomas de las razas de alienígenas más importantes además de interactuar con algunos de sus individuos. Descubrir la historia de dichas razas visitando sus monolitos y ruinas. Intercambiar u obtener ventajas de los seres inteligentes que encontremos además de descifrar pequeños puzles para obtener coordenadas.

Tres pilares fundamentales

El objetivo del juego es llegar al centro de la galaxia pero no te presiona para que lo hagas con prisas. Es decir, puedes pasar el tiempo que quieras recorriendo el espacio e incluso puedes ignorar el camino para perderte por las periferias planetarias descubriendo nuevas especies y recolectando minerales. Las estructuras básicas, como las bases de comercio o las estaciones con aliens en ellas serán siempre iguales. Estructuralmente, los edificios y elementos “no naturales” cumplen siempre el mismo diseño.

Alguien en la redacción planteó una pregunta: “¿Por qué todas las estaciones tienen el mismo diseño?”

A lo que respondí: “Piensa en ello como en un franquiciado, siguen los estándares de diseño galáctico como si de un restaurante de comida rápida se tratase. O como una estación de servicio de alguna marca conocida.  Todas con las mismas formas, para ser fácilmente reconocidas en pleno vuelo.

Para ganar dinero podremos recolectar mineral y vender el excedente o atacar depósitos u otras naves, pero todo acto delictivo generará problemas a corto plazo.  Lo mejor será buscar ese material abundante que nos haga ganar unidades rápido y venderlo cuando llenemos los depósitos.

La jugabilidad del juego se fundamenta en tres puntos importantísimos:

El traje nos permitirá sobrevivir en planetas extremos. Sobrellevar todo lo que pueda afectar a nuestra salud añadiendo módulos extra al soporte vital o al escudo para evitar ser blanco fácil de centinelas y depredadores. Con el tiempo podremos ampliar sus casillas para llevar más minerales u objetos encima. Eso nos permitirá alejarnos más de la nave y poder repartir todo el cargamento. Tenemos por defecto un propulsor que nos permitirá caer de forma amortiguada o salir de brechas en la corteza de los planetas. Todos los módulos por defecto se podrán mejorar si encontramos las fórmulas adecuadas. Será más barato ampliar las casillas del traje que comprar una nave con mucha capacidad, por lo que será un punto a tener en cuenta para avanzar en nuestra conquista del espacio.

La nave nos solo nos permitirá viajar de planeta en planeta o de sistema en sistema. Será nuestro soporte vital para recargar el traje o volver a niveles correctos de calor, frío o toxicidad. Nos permitirá saltar de punto a punto del mismo planeta por un puñado de plutonio (muy abundante) y podremos cambiarla por modelos con más capacidad y potencia.

Potenciar el Hiperturbo con un Reactor de curvatura sigma, por ejemplo, permitirá dar saltos en el espacio de hasta 4 sistemas por cada viaje. Y este tipo de mejoras o añadidos serán aplicables también al armamento o a los escudos, para evitar los ataques de naves hostiles.

No podemos ampliar la capacidad de la nave directamente, por lo que si la nuestra se ha quedado pequeña, podremos conseguir otra como ya apuntamos un poco más arriba. Los puntos en los que será más fácil encontrar naves para comprar serán las estaciones espaciales o los centros de comercio. Lugares con los que nos encontraremos con otros viajeros controlados por la IA. No hace falta decir que cuanta más capacidad más cara será la nave. Así que será conveniente ahorrar bastante para conseguir el modelo que más nos guste.

También podremos visitar las las anomalías, lugares que aparecerán aleatoriamente en los que descubriremos más opciones interesantes de comercio o intercambio de información. Detalles que os invitamos a descubrir con vuestras aventuras. Y es que en el juego también podréis encontrar misteriosos agujeros negros, a pesar de que se rumorea que solo es una leyenda…

La multiherramienta será nuestro extractor de materiales y nuestra principal defensa cuando estemos fuera de la nave. De este modo, tendremos que ir reponiendo combustible para que su rayo siga funcionando y así poder seguir extrayendo material. En este caso las casillas libres serán para potenciar diferentes aspectos de las funciones disponibles: un rayo más potente para la extracción de material o un modo de disparo contra enemigos más efectivo contra seres vivos o centinelas; cadencias de disparo y otras tantas opciones que descubriréis al conseguir fórmulas de vuestra arma herramienta.

En casi todas las estaciones con un ser inteligente a la espera, tendréis la opción de comprar una multiherramienta mejor con más mejoras incorporadas por defecto o más ranuras disponibles.  Y si caemos bien a alguna de las tres razas de aliens, puede que nos regalen alguna por buenas acciones realizadas. Así, será importante responder a las situaciones que éstos nos planteen para recibir bonificaciones.

No Mans Sky

Apartado gráfico, diseño y sonido

Si bien la entrada en la atmósfera de un planeta controlando nuestro jet volador intergaláctico es una de las experiencias audiovisuales más satisfactorias del género de exploración espacial, su apartado gráfico tiene aciertos y desaciertos.

Empezamos por los aciertos, sección en la que podríamos colocar su menú que recuerda sutilmente a otros buenos títulos de temática similar. Buenas influencias aplicadas a una estructura y menús que se intuyen fácilmente.

Otro apartado positivo es el diseño general de los planetas con todas sus características distintivas influidas por sus condiciones meteorológicas.  El contrapunto negativo sería el exceso de popping (generación de estructuras a partir de cierta distancia además de matización de texturas al estar bastante cerca) porque hace que tengamos que estar muy cerca de la superficie al volar para distinguir elementos. Otro detalle gráfico es que algunos yacimientos que ya habremos explotado, al alejarnos parecerán estar completas de nuevo generando confusión.

El diseño general de los mundos, animales, fauna, seres inteligentes, naves, agujeros negros, estaciones y estaciones espaciales es bueno. En el caso de los seres vivos y las naves, su variedad será curiosa al principio pero con el paso de las horas descubriremos ciertos matices que se repetirán bastante.

Si nos centramos en los animales, puede que vayamos a ciertos planetas en los que los animales sean parecidos o compartan algunos matices. Pasadas unas horas, acabaremos en planetas sin fauna o descubriremos algún animal de proporciones gigantescas que nos dejará con la boca abierta. Algunos parecerán dinosaurios y otros serán realmente ridículos. El resto no sabremos distinguir si se trata de insectos o plantas o todo mezclado.

A pesar de las críticas en el aspecto de la variedad animal, el trabajo con la fauna es realmente maravilloso. Uno de los detalles más positivos será descubrir qué tipo de vida puebla ese pedazo de roca que desde lejos parecía seco.

Una banda sonora que cumple correctamente, agradable e intensa. Las pocas voces humanas que hay en el juego están en castellano y los idiomas de otras razas del espacio correctamente subtituladas. Buen apartado sonoro.

No Man's Sky

Conclusiones

Es verdad que cuando uno lleva 25 / 30 horas viajando entre planetas y descubre que se repite la ecuación una y otra vez, la experiencia se puede volver algo repetitiva. La contaminación por toxicidad; una radiación a niveles letales; frío extremo o calor insoportables se sumarán a unas plantas que en muchas ocasiones se parecerán bastante a otras que habremos visto en otros planetas. Los animales serán algo más variados, pero tendrán similitudes evidentes.

Las situaciones que nos encontraremos no serán tan novedosas. Pero aún así, habrá merecido la pena descubrir el universo y luchar contra naves enemigas tratando de llegar a la estación espacial.

Resulta curioso como youtubers y ciertas publicaciones se subieron al carro de la publicidad para subrayar todas sus virtudes y, pocas semanas después, se subieron al carro de las críticas. Demostrando que el sector prensa de videojuegos y su vertiente youtuber, cada vez me nos seria, se mueven al sol que más les calienta una y otra vez.

No Man’s Sky no es el videojuego que Hello Games tuvo en la mesa como proyecto a realizar. O por lo menos no del todo, obviamente. Su estudio se inundó, el proyecto peligró y seguramente la intervención de sony propició que pudieran salvar esa idea inicial. Salvar esa idea a pesar de que fuese en parte, sesgada por la imposición de fechas y perjudicada por las malas prácticas de ciertos individuos relacionados con ambas partes. Es decir, la solución a sus graves problemas ha acabado siendo su principal escollo.

Es un juego incompleto, es verdad. Pero no tengamos la frivolidad de lapidarlo por una mala publicidad y unas declaraciones desafortunadas, juzguémoslo por lo que ofrece y olvidemos eso tan dañino llamado “marketing”.  Capaz de pagar a unos chavales que tienen muchos suscriptores pero nada de criterio, para dictarles lo que deben decir o hacer sobre su producto. Un sector que se afea con tanta manipulación y poca honestidad.

Es un juego que a la larga queda vacío porque es demasiado grande, pero es precisamente su grandeza lo que atrae. Un videojuego que hay que creerse para disfrutarlo en solitario, comentando esa sensación de desamparo y la posibilidad de perdernos en el camino. Porque es el camino lo que merece la pena, ese disfrute viajando entre planetas y esa respuesta emocional a la exploración de la galaxia. Pudo haber sido más, estoy convencido de ello, pero no les lapido por la circunstancia que envuelve el proyecto. Éste podría ser la primera piedra para realizar una segunda propuesta más afinada y menos influenciada por las circunstancias.

Ahora está en tus manos evaluar si un videojuego contemplativo con ciertas dosis de acción y muchísima exploración es lo tuyo. Si te apetece repeler los ataques de las naves hostiles al abandonar la órbita del planeta en el que has encontrado ese animal gigante que te descubrió diferentes tipos de mineral al ser domesticado. O si, por el contrario, prefieres invertir tu tiempo en experiencias más frenéticas y con un objetivo más claro y encauzado.

Su mayor virtud y defecto es la capacidad de mantener el interés del usuario más allá de unas primeras horas de descubrimientos. ¿Tendremos suficiente curiosidad por ir más allá o nos quedaremos por el camino?

Positivo

  • Espectacular planteamiento y puesta en escena.
  • Divertido en sus primeros compases.
  • Aprender los idiomas alien y establecer contacto.
  • Conseguir mejoras para traje, nave y multiherramienta es muy satisfactorio.
  • El elemento exploración, descubrir vida en los planetas.
  • Con una rebaja puede ser un caramelo.

Negativo

  • Repetitivo.
  • Repetitivo.
  • Repetitivo.
  • Y el interés que pueda generar en un jugador que lleve más de 10 / 15 horas. Que es bastante poco.
  • 60€ es excesivo por un producto sesgado.

En definitiva...

NMS es un videojuego muy difícil de analizar. Tiene cosas buenas y cosas terribles, pero ofrece unas primeras 20 horas maravillosas de descubrimientos y sorpresa al encontrarte con planetas extraños y tratar de sobrevivir a las adversidades. Es cierto que la eliminación de su modo online le resta, porque un cooperativo hubiese dotado a la aventura de la excusa perfecta para perdernos definitivamente.
7.5

Muy Bueno

Gráficos - 6
Jugabilidad - 7
Sensaciones - 9
Sonido - 8

2 Comentarios

  1. Quizá el tema del precio ha influido mucho en las criticas. Por 20€/25€ yo me lo compraría de cabeza por esas nuevas sensaciones y al menos por esas 20h de juego antes de hacerse repetitivo, pero 40, 50 o 60€…

    Responder
  2. Está claro que el precio no cuadra con todos los recortes de lo prometido a lo ofrecido. Por 25 euros sería un caramelo, porque esas 15 horas de disfrutar con todo las tiene. Por 60 y en las condiciones que sale además de todas las circunstancias, pues ahí se han colado. No puedo decirlo de otro modo. Aún así, como producto que pueda salir rebajado en un futuro es un muy buen título a “tener en cuenta”. Porque llama la atención, porque si se les da tiempo este estudio puede sacar algo realmente enorme. Ojalá exista una secuela o, como la gente de From Software, puedan sacar su Bloodborne particular. Un proyecto que parta de la esencia de éste y que cumpla con más conceptos de los que estaban en el concepto original.

    Un abrazo y gracias por comentar. :)

    Responder

Deja un comentario

Tu e-mail no será publicadoRequired fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*


Sign In

Lost Password

Sign In