Analizamos Dirt: Rally, vuelta a los orígenes

Cuando frustración es diversión.

Que difícil es darse cuenta de que una carrera ha terminado cuando lo has dado todo en cada curva. Complicado entender que todos los esfuerzos han acabado en la cuneta mientras miras de reojo al copiloto y piensas en qué ha podido salir mal.

Ganar una competición es el premio a la constancia pero a veces una sola fracción de segundo de mala suerte puede hacer que la regularidad no importe. El azar es tan importante como la pericia al volante, pero siempre habrá una nueva temporada en la que volverlo a intentar.

Esta vez has fallado, pero en vez de sentir frustración sientes ganas de volver a intentarlo con más ganas y con un mejor coche.

No desesperes, no te rindas y mira siempre adelante. Tienes ante ti la mejor excusa para hacerte con un volante y disfrutarlo con tu ordenador o consola.

Dirt: Rally ha sido definido por muchos como el Dark Souls del género de conducción y la verdad es que quienes lo hemos jugado extensamente sabemos lo exigente que es. Una jugabilidad exigente tanto para teclado como para pad o volante. De las que no permite un solo despiste, algo que seguramente acabaré repitiendo en numerosas ocasiones a lo largo de la reseña.

Aspecto gráfico y jugabilidad

El juego ha llegado a consola con un aspecto gráfico que cumple con creces lo esperado. 6 localizaciones distintas con carreteras y meteorología variada que harán las delicias de los más atrevidos. Por el contrario, serán una pesadilla para los novatos y la concentración en cada tramo será crucial. Alemania, Gales, Suecia, Grecia, Finlandia y Montecarlo serán los lugares por los que nuestro coche lucirá palmito. Y sus carreteras además de sus paisajes lucirán a un gran nivel, cambiando la experiencia por completo entre una y otra localización.

No podemos pasar por alto que tendremos casi 40 coches a nuestra disposición que se desbloquearán al comprarlos uno a uno según la experiencia que queramos disfrutar. El control de cada coche te hará sufrir y disfrutar a partes iguales y su respuesta a los reglajes y a sus configuraciones en cada uno de los terrenos por los que conduciremos será muy diferente. Exigente, duro y con un nivel de dificultad que obligará a practicar para poder llegar más adelante y acumular más puntos en las competiciones.

Cuando juegas a un juego que te obliga a centrar toda tu atención en la conducción y evadir tu mente para evitar despistes uno solo puede pensar en que está ante una gran experiencia de conducción.

El modo principal será el Rally, con las localizaciones que ya hemos comentado. Para poder subir de categoría tendremos que quedar entre los 3 primeros al final de las 6 competiciones, exigiéndonos todo en cada uno de los tramos. Pero la experiencia Dirt no acaba ahí porque también tendremos dos tipos de competición más: Hillclimb es una carrera frenética por marcar el mejor tiempo entre curvas brutales y Rally Cross es una competición en horquilla en el que ser preciso y no cometer ningún fallo (¿A que no os sorprende?) os hará estar delante.

Los modos adicionales son una opción interesante pero algo tímida si la comparamos con el Rally. Pocos mapas y no demasiado desarrollo, pero algo diferente a lo que jugar sin desentonar con el enfoque de competición clásica a la que Codemasters ha querido regresar. Y sinceramente, lo ha logrado con buena nota.

Y además, como puntilla, tendremos un equipo de ingenieros / mecánicos que nos ayudará en la competición con sus conocimientos. Cuanto mejor sea el equipo más caro de mantener resultará, por lo que será importante lograr buenas posiciones para podérnoslo permitir.

Competiciones y competiciones online

Si después de jugar a los modos principales uno se queda con ganas de más Dirt: Rally ofrece competir online por ser el mejor ganando grandes alicientes a nivel económico. Habrá retos diarios, semanales y mensuales que sacarán buen partido a nuestro espíritu competitivo.

Si logramos hacer un buen papel en los retos seremos recompensados económicamente y así tendremos la oportunidad de desbloquear mejores coches que también nos harán mejores en la competición.

Apartado sonoro

Buena banda sonora en términos generales que tampoco desentonará con la experiencia general. Notables efectos de sonido en cuanto a motor, conducción, colisiones y otros efectos ambientales de una carrera real.

El copiloto nos ha gustado menos porque desentonaba un poco en las carreras. Por suerte podremos ajustar el momento en el que nuestro compañero haga los comentarios adecuados. La recomendación es avanzar los comentarios para que no haya tanto espacio entre las indicaciones y el momento de girar en esa curva o evitar esa roca que asoma amenazadoramente en el siguiente tramo.

Conclusiones

Dirt: Rally es el regreso de Codemasters a la senda del éxito. La posibilidad de los jugadores de disfrutar de la conducción precisa e implacable (frustrante y desquiciante) con unos niveles de adicción y reto como hacía tiempo que no habíamos podido disfrutar.

Positivo

  • La conducción y sus sensaciones.
  • Vuelta a los orígenes de la saga.
  • Variedad de coches y diferentes experiencias con cada uno de ellos.
  • Retos online variados.

Negativo

  • Hillclimb y Rally Cross quedan en un segundo plano.
  • Algunos errores gráficos menores.
  • Que no te guste la conducción exigente.
  • A pesar de las 6 localizaciones, parece algo falto de contenido.

En definitiva...

¿Quieres disfrutar de una carrera y desquiciarte al mismo tiempo? ¿Necesitas sentirte exigido por una jugabilidad implacable y divertida al mismo tiempo? Pues ya no tienes excusa para lograrlo, la esencia de Colin McRae vuelve para auparlo al Olimpo de la conducción.
9

Genial

Gráficos - 9
Jugabilidad - 9.5
Sensaciones - 9.5
Sonido - 8

Deja un comentario

Tu e-mail no será publicadoRequired fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*


Sign In

Lost Password

Sign In