Analizamos Clash Royale, el RTS para móviles

-¡Mi señor, atacan nuestro castillo!

– ¿Quien osa atacar nuestras defensas? ¿Legiones de infantería? ¿Caballería tal vez?

-Desde mi posición avisto a un guerrero montado en un puerco, un dragón mecánico, un leñador gigante y tres goblins armados con navajas.

Clash Royale es un juego para dispositivos móviles desarrollado por la finlandesa Supercell. Esta compañía es la “culpable” de títulos de éxito masivo como “Boom Boom Beach” o “Clash of clans”. El juego nos presenta un escenario simétrico dividido por un río con un puente en cada extremo del mismo. En cada lado, el nuestro y el de nuestro enemigo, nos encontramos con dos caminos que llevan a dos torres y una vez superada cualquiera de ellas, se abre el camino que lleva al castillo que tiene a nuestro rey. El objetivo del juego es derrotar al rey enemigo, que nos dará la victoria de forma inmediata. En caso de que ningún jugador derrote al rey, ganará aquel que haya destruido más torres en los 3 minutos de juego. Si los jugadores se encuentran empatados, habrá un minuto más de muerte súbita en el que cualquier torre nos dará la victoria.

 

unnamed

Para conseguir derrotar al rival, tendremos bajo nuestras órdenes a criaturas que van desde hordas de bárbaros y goblins hasta muertos vivientes. Disponemos de una baraja de 8 cartas de las cuales sólo podremos tener 4 en nuestra mano al mismo tiempo. Cada vez que usemos una, será inmediatamente sustituida por otra de nuestra baraja. Cada carta tiene su coste en elixir (el maná del juego que se va regenerando con el tiempo) y que hará que nos tengamos que pensar cada carta que lanzamos contra nuestro rival. Para añadir el toque rolero, las cartas pueden subir de nivel cuando tenemos una misma carta un número determinado de veces e ir haciéndose más poderosas.

Y no podemos hablar de Supercell sin mencionar las micro transacciones. Cada vez que ganamos un combate nos dan un cofre, que dependiendo de su rareza, tarda en abrirse entre 3 y 24 horas. En estos cofres ganaremos cartas, gemas y oro, que son los tres recursos del juego. Las micro transacciones nos ayudarán a subir de nivel nuestras cartas más rápido que nuestros rivales. Sin embargo, la habilidad es un factor que, en la mayoría de los casos, cuenta mucho más que el poder de las cartas. Un buen jugador de Clash Royale puede, sin un esfuerzo sobrehumano, ganar a un rival con cartas más poderosas. No nos engañemos, nos llevaremos las manos a la cabeza al jugar contra cierto tipo de barajas, pero esto pasa mucho menos que en juegos de similares características.

Lo que más destaca del juego son las sensaciones. Y es que, Clash Royale es un juego con el que sufriremos y disfrutaremos a partes iguales. Como con cualquier juego multijugador, nuestros rivales no tendrán piedad y habrá veces en las que seremos barridos del mapa sin compasión. Otras, seremos nosotros los que encontremos la brecha en la defensa rival y disfrutemos viéndole caer. Supercell es consciente del torbellino de sensaciones que transmite su juego y trata de potenciarlo con cada actualización.

Al ser nuestros recursos limitados y el número de cartas que pueden componer nuestra baraja considerables, tendremos que elegir con cuidado qué cartas potenciamos. Un punto a favor del juego es que hay cartas para cada tipo de jugador. El juego no penaliza ni premia ningún tipo de estrategia, por alocada que sea. Tanto atacar sin dar cuartel a nuestro rival o tratar de ganar parapetándonos en nuestras torres y lanzando hechizos a diestro y siniestro, son estrategias válidas para ganar.

En cuanto al sistema de emparejamiento, con cada victoria acumularemos un número de coronas que nos sitúan en una arena y deciden los rivales a los que nos enfrentamos. El juego utiliza una especie de sistema ELO para decidir cuántos puntos ganamos y perdemos con cada partida. Es muy complicado llegar a las arenas más altas pero, estés en la arena que estés, siempre habrá rivales de tu nivel, lo que hace que se pueda echar una partida sin miedo a encontrarse con rivales demasiado poderosos.

Positivo

  • -Diversión RTS para móviles.
  • -Es muy sencillo encontrar rivales.
  • -El limite de 3 minutos hacen que las partidas sean dinámicas.

Negativo

  • -Consume mucha batería.
  • -No es P2W, pero a veces lo parece.

En definitiva...

Clash Royale es un juego que podemos tratar tanto como un juego casual o como un juego hardcore, sólo depende de las horas que le queramos dedicar. Es un juego más complejo de lo que puede parecer en un principio y muy intenso.
7.3

Muy Bueno

Gráficos - 7
Jugabilidad - 9
Sonido - 6
Consumo de datos/bateria - 7

Sign In

Lost Password

Sign In